Athena es secuestrada por el Dios Marte en pleno Santuario, el cual en su ataque lanza una columna de piedra contra un pequeño bebé llamado Kouga. Por suerte, el caballero de Sagitario, Seiya, aparece