La web en tiempo real es difícil de medir porque no está únicamente en las páginas web tradicionales, sino también existe en clientes de escritorio y dispositivos móviles. Tampoco se trata sólo de Twitter