Es la historia de una adolescente que hace de canguro y que, sin proponérselo, pasa de cuidar al hijo a “ocuparse” del padre, cobrando, eso sí, algo más de dinero… vamos, que de canguro