Basada en una historia real ocurrida en los años setenta, y basada en la novela homónima de Leroy Aarons. Bobby Griffith (Ryan Kelley) era un chico adolescente gay que se suicidó a causa de