Basada en una historia real sucedida en Alaska. Robert Hansen era un hombre que se dedicaba a contratar prostitutas a las que luego secuestraba, torturaba y violaba; después las llevaba a una remota cabaña