Se acerca el día en el que el amor centra por completo cada uno de sus minutos y, aunque siempre digamos que el consumo ha contaminado cualquier resquicio romántico, siempre queda espacio para abandonarnos