Un agente de la DEA, Bobby Trench (Denzel Washington), y un oficial de la Inteligencia Naval, Marcus Stigman (Mark Wahlberg), consiguen robarle 43 millones de dólares a la mafia. El problema llega cuando se