Wade Walker (Craig Robinson) acude a la comida anual organizada por la familia Peeples. Su objetivo no es otro que pedir la mano de la preciosa hija de la familia, Grace Peeples (Kerry Washington).