El estadounidense Kevin Mitnick se ha ganado a pulso el apelativo de “hacker más famoso del mundo”. Su afición por los sistemas telefónicos e informáticos empezó a los 13 años, hasta encabezar la lista