La joven Sara Taylor (Michelle Monaghan), una antigua reportera gráfica que perdió la vista en Irak, se aparta de todo y se refugia en un ático de Nueva York. Sin embargo, su vida tranquila