El Señor de los Cielos está preso en un bunker de la marina mexicana. Ha pasado meses encerrado entre cuatro paredes sin saber si es de día o de noche, soportando el duro castigo