SINOPSIS Después de nuestro paseo a la costa una cosa me quedó clara: no existe un solo recuerdo que no tenga una buena dosis de dolor, eso sí con mucho amor. Mi papá sabía