Nueva York. Uno tras otro, los vagabundos desaparecen, hasta que sus cuerpos son hallados, completamente calcinados. Entre tanto, una cicatriz con forma de Y calca las manos de varias personas sin ninguna relacion aparente.